Cuida el medio ambiente con soluciones basadas en nitratos

Según un estudio reciente del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), la agricultura, la ganadería y los cambios de uso de la tierra son responsables por el 23% de las emisiones de gases que producen el calentamiento global.

Sin embargo, lo más alarmante es que, de acuerdo con la CEPAL, la contribución de América Latina y el Caribe es 1,5 veces superior. Por esta razón, debemos preguntarnos: ¿cómo alimentar una población en crecimiento y al mismo tiempo cuidar nuestro planeta?

Impulsar mejores prácticas en el uso de fertilizantes minerales podría ser la respuesta. Aplicar fuentes de nitrógeno más eficientes, tales como las soluciones basadas en nitratos, permiten aumentar los rendimientos en cosecha y reducen la huella de carbono de tu cultivo, con aire más limpio y suelos más saludables.

1.jpg

Menos emisiones, menor huella de carbono

Diferentes tipos de fertilizantes generan en su proceso de fabricación distintas huellas de carbono, y solo aquellos a base de nitratos la pueden ayudar a reducir en la producción de alimentos.

En algunas etapas de su ciclo de vida, los fertilizantes emiten GEI tales como CO2 (dióxido de carbono) y N2O (óxido nitroso). Sin embargo, también estimulan la captación de CO2 por parte de las plantas y, al impulsar mayores producciones de alimento por unidad de tierra arable, ayudan a prevenir la deforestación y evitan cambios en el uso del suelo.

Asimismo, cuando los fertilizantes se fabrican con baja huella de carbono y tienen fuentes de nitrógeno más eficientes, como los nitratos producidos en plantas europeas, contaminan mucho menos el aire, mitigan el cambio climático y facilitan una mayor producción de biomasa para fuentes de energía alternativas, tales como la caña de azúcar y el maíz.

Por eso, los Productores para el Futuro se preparan sustituyendo fertilizantes convencionales, como la urea y el sulfato de amonio, por tecnologías más amigables con el medio ambiente: las soluciones basadas en nitratos.

En Yara estamos comprometidos con la reducción de la huella de carbono en la agricultura, mediante el desarrollo de soluciones que apuntan a disminuir las emisiones de GEI y mejorar la calidad del aire, reduciendo las emisiones de gas amónico.

Si los agricultores, deciden utilizar nuestras soluciones basadas en nitratos, en lugar de la urea, se liberaría un 18% menos gases de efecto invernadero al medio ambiente, por tonelada de cultivo cosechado.

 

blobid0.jpg

Suelos más saludables y agua más limpia

Suministrar nitrógeno a un cultivo puede variar de un campo a otro. Sin embargo, la cantidad de fertilizante aplicado por hectárea debe ser exacta, para darle al cultivo la nutrición que necesita y evitar la sobre-aplicación.

Si aplicas menos de lo que se necesita, tus cultivos no despegarán. Si aplicas en exceso, el nitrógeno permanecerá en el suelo y puede filtrarse a reservas de agua subterránea.

Las soluciones basadas en nitratos de Yara combinan nuestro amplio conocimiento técnico con productos de calidad y herramientas digitales, que reducen el riesgo de sobrecarga o lixiviación del nitrógeno, y al mismo tiempo, logran una mayor productividad.

Con un buen manejo agronómico, las fuentes nítricas ofrecen una gran ventaja: aplicadas después de las lluvias y/o riegos, disminuyen el riesgo de lavado, con mínima volatilización, una rápida disponibilidad de nitrógeno para el cultivo y tasas de absorción más altas.

Un beneficio adicional de los fertilizantes a base de nitratos es que tienen un efecto mucho menos acidificante en el suelo, manteniendo un pH más saludable para su microflora.

Elegir soluciones basadas en nitratos para tus cultivos es una forma sencilla de contribuir con la salud humana, debido a que mejoran la calidad del aire y reducen la huella de carbono, por tonelada de alimento producido. Juntos podemos lograr nuestro objetivo de producir más alimentos y reducir las emisiones.

 


También te interesa: